Vida Agitada y Fanatismo

Vivimos agitados, enloquecidos, preocupados y a los saltos. Corremos sin mirar a nuestro alrededor, sin detenernos a respirar profundo. Dormimos pero no descansamos, comemos pero no nos alimentamos, gritamos sin decir lo que queremos. Creemos que reímos, pero sólo esbozamos muecas rígidas y signadas por la amargura. Pensamos que el mañana lo va a cambiar todo y padecemos el presente. Creemos que madurar, es dejar de sonreír. Que ser adultos implica vivir amargados….

fanatismoY la lista podría extenderse demasiado.

En algún momento del día, nos preguntamos ¿Qué queremos de nuestra vida? ¿A qué le tenemos miedo?

La única soledad posible, es el miedo a estar con uno mismo. Cuando estamos bien con nuestro interior, estamos conectados con el mundo.

El fanatismo por algo, ya sea, un club de fútbol, una institución, un país, una doctrina u otros, plantea un sentimiento desmedido, exagerado y enajenante. Que probablemente contenga en su génesis el temor de estar con uno mismo.

El sujeto fanático, se encuentra alienado al símbolo que representa aquel amor intenso, que le provoca un vaivén de sentimientos extremos. En él, vemos la incapacidad de razonar ante las incoherencias lógicas que pueda plantear este y ante sí mismo, sobre su comportamiento.

¿A qué se debe este fenómeno?

Tal como me gusta hacerlo, vamos a desglosar el término.

Primero, vamos con la etimología de la palabra, que siempre nos ayuda a entender un poco mejor la carga que tiene la misma. La etimología, viene a ser, algo así como el karma de la palabra o su genética.

Fanático, proviene del Latín Fanaticus, un derivado de Fanum, que significa santuario o templo. De aquí, que en su origen, la palabra implica el servicio, la entrega. (Ver link).

En primer lugar considero, que el fanatismo se relaciona directamente con las pasiones del YO, planteadas por Jacques Lacan: Odio, Amor e Ignorancia.  Estas 3 pasiones se encuentran en la misma línea, ya que, el amor extremo e irracional lleva al odio como su contra cara, haciendo de la ignorancia el camino en el que ellos se entrelazan. La ignorancia, no tiene que ver con la falta de conocimiento, sino con No Querer Saber de la Cosa, lo que plantea algo completamente diferente al No Saber. El saber causa horror, por lo que, un fanático es un sujeto que Ama al símbolo al que se siente ligado, Odia a todos aquellos que no sienten lo mismo que él y se mantiene ignorante ante las incoherencias lógicas que dicho símbolo pueda llegar a plantearle. Ya que poner en cuestión, aquello que lo mantiene aferrado y seguro, sería ponerse en cuestión así mismo.

En segundo lugar, aunque no estamos hablando de lugares con una cronología subyacente; el fanatismo, me plantea la cuestión sobre la estructura del sujeto. Es decir, hablando de estructura psíquica: ¿Hablamos de un límite franqueable entre la Neurosis y la Psicosis?

Llega a tal extremo la ilogicidad, que pareciera reunir las condiciones de un parche, convirtiéndose en aquello que viene a cubrir un término que nunca pudo operar. Me refiero al Nombre del Padre, término necesario en la operatoria psíquica para que acontezca la Neurosis. Al no operar, o bien, quedar forcluido, fuera de tiempo, el delirio viene a emparchar aquello que no pudo ser tomado en el registro Simbólico.

En algún punto veo el fanatismo como un delirio, un parche que intenta tapar un hueco, por lo que pienso que pretender discutir con un fanático, es un acto suicida, ya que es probable que se toque el núcleo del delirio, pudiendo desatarse un caos, incomprensible, pero tan a diario leído en las noticias: “Mató a un chico por llevar la camiseta de su equipo contrario”. Ahora, ¿Es así realmente?; ¿Es una cuestión de estructura? Al menos pienso que es un discurso, o una modalidad discursiva en el lazo con el otro.

¿Les suena cotidiano cierto?

@ErnesPolizzi

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
rssyoutubeinstagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TrackBack URL

http://ernestinapolizzi.com.ar/vida-agitada-y-fanatismo/trackback/

SUBIR