El dinero y la vida

Transmitirle a un niño que «Necesitamos dinero para vivir», es un mensaje horroroso, que lo limita, lo imposibilita y lo impotentiza.