No se ¿Qué?

Hay momentos que se hacen infinitos y resignifican carcajadas hasta en la más intensa tristeza. Olores que se imprimen en la mente y se tatúan en el alma, caminando un poco lejos y un tanto cerca.