Un día en otra galaxia

Y de pronto, logré moverme un poco, tomé aire y salí a caminar. El camino me resultaba tan familiar como desconocido. Entonces seguí respirando y dejé de esperar que me encuentres, me descubrí muy bien escondida.