No nos habíamos robado nada, pero nos devolvimos las risas, el tiempo y las ganas.